Periodismo, verdad o postverdad

Carl Bernstein y Bob Woodward, los dos periodistas que sacaron a la luz el Watergate para el Washington Post hace 45 años, fueron los protagonistas de la cena de corresponsales de la Casa Blanca.  Son historia viva del periodismo, del bueno y, dijeron cosas que deberían ser mandamientos de obligado cumplimiento en las facultades de periodismo

Hablar de Bernstein y Woodward es hablar de periodistas en estado puro. De periodismo para informar y no para derrocar. Periodismo que cuenta cosas y no solo las que interesa a los protagonistas. Periodismo  que desvela todo, hasta lo que no quieren que se sepa. Es periodismo de interés público y no de interés del grupo político o  empresarial protagonista de los hechos. Son periodistas sujetos sólo a los hechos que contaban y contrastaban trebajando las fuentes (palabra mágica en la profesión), seleccionando la verdad entre todas las versiones contrastadas (otra palabra mágica) para no contar la verdad interesada (o postverdad) del Medio, del gobierno o del empresario de turno.

Pero, dónde se encuentra la verdad? Woodward lo desvela: “La verdad está, sobre todo, en el contexto y los matices. Para conseguirla, hay que cultivar las fuentes, volver a ellas una y otra vez, no prejuzgar a nadie por su ideología, publicar sólo lo probado… y entender que somos sólo reporteros, no jueces ni legisladores”.  Buscando la verdad encontró el periodismo.

En la era de la postverdad y las tertulias de los sabelotodos portadores de la verdad suprema. Bernstein defendió ese método de trabajo y alertó a los profesionales que tienen que trabajar con un político como Trump en la casa blanca: “el secretismo del gobierno siempre ha sido el enemigo de la prensa, pero cuando se juntan secretismo y mentiras, el desafío es colosal. Hay que seguir la pista del dinero, sí, pero también la de las mentiras”.

Woodward explicó, paso a paso, el proceso que siguieron en el Watergate: primero el chivatazo con la lista de los empleados en la campaña de Nixon y luego la perseverancia para  entrevistar a los que aparecían hasta conseguir testimonios de interés. “Los responsables del Post nos hicieron el impagable regalo de dejarnos el tiempo necesario para investigar cada pista, a cada persona que pudiera saber algo, por insignificante que pareciese”.

Esto hoy es una entelequia. Todo va demasiado deprisa. La noticia nace y muere en horas. Nada se contrasta. Las filtraciones se analizan en tiempo real, tal y como se producen, sin contrastar. Y eL periodista que es, o era, un contador de historias  ahora va de juez, instruyendo y condenando en las tertulias.

Hoy este periodismo es minoritario. Manda el corta y pega, la imposición de verdades absolutas, el periodismo al servicio de un partido o un proyecto. Hoy se imponen los tertulianos gritones, que saben más que nadie, que menosprecian ideas con millones de votantes. Que reparten carnets de tontos en función de si eres de los suyos.  Que quieren poner y quitar gobiernos por la fuerza de sus gritos, no de los hechos. Da igual que los hechos lo rebatan. Dice Woodward que “la verdad está, sobre todo, en el contexto y los matices” y estos ahora se ignora porque se impone una ley: ‘que la verdad no te arruine un buen titular’ y, así nos va. A los ciudadanos y a los periodistas. Perdemos todos.

Anuncios

Los madurazos del PP en Castilla La Mancha

Señores del @PP_CLM, comprense otros argumentos: el gobierno social-comunista, Venezuela, Maduro, Cataluña, … no sirven para todo y para todos. No les cree nadie. Critican a Maduro pero cuando tuvieron oportunidad de gobernar fueron alumnos aventajados del dictadorzuelo venezolano: reformaron el estatuto de #CLM, aprobaron una reforma electoral a su imagen y semejanza, y se cargaron a la oposición quitándoles el sueldo mientras los diputados populares se otorgaban un sueldo en las instituciones que gobernaban. Estaban tan pagados de si mismos con su mayoría absoluta que personajes como el alcalde de Seseña y diputado, entonces y ahora, en las Cortes regionales acusaba a la oposición de ‘vividores de la política’ mientras él se aprobaba un sueldo en Seseña y, además, cobraba las dietas del Parlamento regional. ¿Madurazos? De eso el PP puede dar clases, a nivel local, regional y nacional.

Los de Cospedal en #CLM han sido sonados. Para tapar sus recortes y destrozos empezó por hacerse con el control mediático. Lo que no se cuenta no existe. Y se puso manos a la obra. Cospedal nada más pisar el palacio de Fuensalida cambió el panorama mediático. A los Medios privados si los consideraba ideologicamente contrarios, los asfixiaba económicamente no pagandoles la deudas que tenían contraídas con su predecesor. A los considerado afines les exigía cambios en la dirección. Cesaron directores, jefes de informativos, … Hubo despidos, cierre de Medios. ¡Menuda alhaja fue el PP de Cospedal!, … de hojalata.

De los Medios públicos qué contar. Ahí está RTVCM, su gestión y la hemeroteca como testigo. Un director general que era un general más del ejército de Cospedal y que no lo disimulaba. Unos periodistas entregados a la ‘causa popular’, sin disimulo. Tertulias a la carta con la presencia –talón en mano- de todo el plantel de periodistas distinguidos con los atributos y medallas de capitanes de la ‘causa popular’. Tertulianos a los que Cospedal agasajaba en la televisión pública con una cenita fría en Navidad. MIles de euros costó a los castellanomanchegos que esta caterva cantará las loas de Cospedal en Madrid. A los insumisos les tocó el exilio y maltrato profesional cuando no el despido (Y para que conste, abro paréntesis, el PSOE de esto no ha cambiado nada. Ni reparación ni justicia). En la #CLM con Cospedal el periodismo era: zascas a la oposición con lenguaje grueso e insultante que repicaban en los Medios, y halagos al PP. Luego se ha sabido que eso tuvo un precio. Decenas de millones de euros que se repartieron, digámoslo así, de forma caprichosa y suficiente para sobrevivir en tiempos de crisis para el común de los negocios.

Después los madurazos de Cospedal se extendieron a los contenidos. Si había manifestaciones, y hubo unas cuantas, se ignoraban. Si las urgencias se colapsaban, moría algún enfermo, despedían profesiones o cerraban consultorios locales, … simplemente no eran noticia. Si cerraban colegios rurales, despedían maestros, sobrecargaban las aulas, recortaban en servicios, en los centros se morían de frío los alumnos, … de eso sabíamos porque a nivel nacional se contaba. Pero si hubo madurazos punibles e inaceptables fue el revisionismo que Cospedal impuso a los Dependientes de la región. Los inspectores de Cospedal daban miedo. Entraban, revaluaban y rebajaban la ayuda en el mismo pack. Era la orden. La Señora del cigarral no se andaba con tonterías. Lo hacían insultando a las familias, primero asegurando que sus hijos estaban mejorando y, segundo reclamándoles la subvención recibida con carácter retroactivo. Este asunto todavía no se ha solucionado.

Y, estos madurazos cambiaron para mejor las cuentas regionales? NO. Encontró una deuda (según ellos y en este blog se recuerda) de 6000 millones de euros (una barbaridad sin duda) y la dejaron en 13.000 millones. Cospedal no fue una ganga para #CLM.  Fue un dolor de muelas. La prueba fueron las elecciones. Los castellanomanchegos le dijeron, alto y claro, vete a tu casa. Nos has defraudado. Ya has hecho bastante daño. Ganó las elecciones, cierto, pero sin mayoría. Perdió cientos de miles de votantes porque enseñó su patita más insolidaria y sectaria. Los madurazos de Cosepdal con el aplauso cómplice y silencioso del PP de Castilla la Mancha fueron un escándalo. La hemeroteca está llena.  Si el gobierno de García Page se centrará en lo importante, las personas, lo descubriría.

Política de brocha gorda

Si alguien se pregunta porqué para los españoles uno de los tres primeros problemas (según el CIS) son los políticos, aquí tienen la respuesta: Ana Guarinos, de profesión política. Casada  con un político. En su casa la nómina la paga la política. Son, lo que otro compañero suyo, alcalde y diputado regional, Carlos Velázquez, calificó como ‘vividores de la política’. Bien, estos ‘vividores de la política’ hacen y dicen lo que haga falta por seguir ahí y han inventado la conocida como ‘política de brocha gorda’, o ‘A ver quién la dice más gorda’. Es la política del insulto, esa que ofende la inteligencia de los ciudadanos en general y, sus votantes en particular, pero que les funciona a nivel de Medios. Salen en foto. (Esto, ciertamente, dice poco de nosotros los periodistas). Esos políticos pueblan el PP de Castilla La Mancha desde hace tiempo. Son conocidos por lo que dicen y no por lo que hacen. Dolores de Cospedal, Vicente Tirado, Leandro Esteban, Carmen Riolobos, Ana Guarinos, Carlos Velázquez, Francisco Cañizares,  Francisco Nuñez, … La lista es larga y perfectamente coordinada.

titulares

La hemeroteca del PP está llena de dislates. Tantos como el argumentario manda. La opinión del político ha desaparecido. Es la opinión que impone Madrid. Un mensaje único y voces corales repitiéndolo. El sistema es simple. Cada mañana Génova lanza sus recomendaciones. Llevan a todos y cada uno de los dirigentes populares. Desde el concejal al Ministro. Y todos tienen que ‘venderlo’. Para que no sea solo un corta y pega, (que los es) y, aprovechando que el castellano es riquísimo, lo acompañan de sinónimos. Ejemplo. ‘Hipócrita’, pues ellos incorporan: ‘fariseo’, ‘engañoso’, ‘falso’. El argumento no lo tocan. Solo el calificativo. O coger un tema y machacarlo. Les funcionó en 2011 con Grecia y su constante afirmación de que ‘ZP quería convertir a España en Grecia’, ahora con ‘Venezuela’. Da igual que estés en Toledo o en Tembleque, Ciudad Real o Socuéllamos. El mensaje está en todas partes y sirve para todo. Lo mismo lo usas para definir al concejal que al presidente de la comunidad.

titular 2

Se llama política de brocha gorda. Se trata de visibilizar al mensaje aunque lo que se diga sea de juzgado de guardia o simplemente impublicable, por falso. Pero, ahí estamos a los periodistas. A la caza del disparate. La verdad no importa o no da para el titular. Hemos abierto las puertas a las Fake News y a políticos como los que gobiernan el mundo y que, a nivel local, nos dejan las Guarinos de turno. Personajes que si no fuera por esta política del todo vale pasarían sin pena ni gloria.

El método es fácil. Cualquiera puede hacerlo. No requiere pensar. Ni tener títulos. Solo tienes que ser experto en ‘agradar a los jefes’ y ‘no tener escrúpulos’.

Es verdad que en el otro lado, el PSOE, Emiliano García Page, Podemos Clm, José Molina, … lo ponen muy fácil. Primero, por el enfrentamiento y cruce de acusaciones, innecesario, que han mantenido hasta que han recuperado el sentido común y, comprobado que estaban condenados a entenderse. Y, segundo, por esa primera medida de los sobresueldos que como dicen los sindicatos es: “inmoral”. Un político cuando accede a un cargo lo hace voluntariamente. Cuando lo cesan debe volver en las mismas condiciones en las que se fue. Nada de privilegios. No vale eso de ‘pagar los servicios prestados’ porque esos los cobró durante el tiempo que estuvo en el cargo.

titular 3

El PSOE y Podemos deben empezar a tomarse en serio el gobierno regional, dejarse de dar palos de ciego, tensiones públicas y pensar antes de hacer y decir. Enfrente tiene la brocha gorda y todos los Medios dispuestos a darles cobertura. Ellos, al lado del PP, están en pañales y acumulan suspensos en la asignatura de ‘Comunicación’.

Los disparates del PP y la cuestionable (para mi inaceptable) propuesta de PSOE y PODEMOS CLM, ponen manifiesto que Vivimos tiempos de decadencia política. Que la política, que tanto bien hace o tanto mal te provoca, está en manos de profesionales, vividores de la cosa pública que, para mantenerse se compromente solo con el jefe de turno y no con quién les paga y vota: los ciudadanos. Están para servir y no para servirse, pero no se lo exigimos y no se lo recordamos suficientemente.

Marcar la diferencia

Lleva, Emiliano García Page, dos años gobernando. Nos prometió que iba a dar la vuelta, como un calcetín, a CLM. Que, lo tijeretazos de Cospedal iban a ser un mal sueño. ¿Está pasando, lo estamos viendo?

En el ecuador de su legislatura la pregunta obligada es, ¿Se nota el cambio? Pues, depende del color con el que se mire, o el partido al que pertenezcas, o el grupo laboral al que preguntes. Si eres miembro del gobierno, Castilla La Mancha hoy no se parece en nada a la de Cospedal. Si eres del PP, esto es un desastre andante. Si eres funcionario, no has visto cumplida tus expectativas. Si eres un trabajador, estas como estabas. Si eres autónomo, nada ha cambiado, y si eres un joven estudiante las tasas universitarias no han variado y tus expectativas de futuro tampoco. Los niveles de alumnos por clase son cuasi los mismos, las becas están tal cual y, si has acabado la carrera, te buscas la vida fuera porque dentro, en CLM, las oportunidades son escasas. Los dependientes, hablan por sí solos y no están muy contentos, …. como antes.

Esto en cuanto a las cosas del comer. En la parte más política, no hemos avanzado nada. NO se ha reformado el Estatuto de Autonomía. Seguimos con el mismo, elaborado y aprobado en solitario por el PP. Si, ese partido que habla mucho de Constitución y democracia pero que aprovechó su mayoría absoluta para hacer un Estatuto de autonomía sin contar con nadie y, a su medida ideológica. Sigue igual la Ley electoral que Cospedal se hizo para sí misma y su partido. ¡Estos del PP son la bomba! Critican a Maduro y cuando gobiernan hacen lo mismito que él: modificar las leyes para beneficiarse políticamente.

En el ecuador de esta legislatura, la vida sigue igual. Los recortes están ahí. Y las leyes fundamentales modificadas por Cospedal, también. Los primeros dos años de gobierno son los más importantes porque, se hacen y producen los grandes cambios. Y no ha pasado o, si ha pasado, no se percibe.

Y esto debería preocupar al presidente García Page. ¿Qué está pasando que no se está viendo?. Su comunicación es la más penosa, lamentable y mala que se recuerda en la Junta. Él, que fue el mejor consejero portavoz de José Bono, no lo ve? Pues debería analizar qué está pasando para que, si vende algo, nadie compre su producto. ¡Si es que hay producto que vender!

Enfrente tiene a un Partido Popular con una campaña de comunicación brutal y organizada. Tienen un argumentario sólido (que no tiene porqué coincidir con veraz) y, no solo a nivel nacional. En Castilla La Mancha marcan, día a día, el mensaje y trazan el debate. Tienen perfectamente establecido quién sale cada día de la semana y el tema a desarrollar: Sanidad (personal, listas de espera, hospital,…); Presupuestos (no hay ejecución, inversión, gastos, facturas, …); Agricultura (agravios, pagos de la PAC, agricultura ecológica, …); Dependencia, Bienestar Social, … El PP tiene una estrategia de comunicación, tiene Medios afines, Prensa, Radio, Televisiones dónde colocar sus mensajes. Da igual la verdad.mLo que importa es el mensaje. El titular que colaran. Tienen establecido el tipo de lenguaje: grueso, fuerte, duro, cuando no insultante (ahí está el Delegado del gobierno o del PP a juzgar por su falta de diplomacia política, como ejemplo). El PP tira de adjetivos gruesos y sinónimos en frases cortas y contundentes. Al PP le ocupa la comunicación. Es su trabajo de oposición, no hay otro. Si no tienen tema, lo crean.  Les basta con colocar una noticia en un Medio afín ( la mayoría) y después dar una rueda prensa para desarrollarla. Así funciona su maquinaria, siempre engrasada, siempre de guardia. ¿No lo ven?

Quedan dos años para el examen de fin de legislatura. Después de los enredos con Primarias, presupuestos, y todo el ruido mediático que ha conllevado, el ejecutivo de García Page tiene que demostrar, en dos años, lo que no hemos visto en los dos anteriores. Que hay otra política, que hay programa. Que no se deje enredar por los gurús de la derecha que le reprochan su alianza con Podemos, o lo contraproducente que resultará si Podemos entra en el gobierno. Es argumentario popular.

Los ciudadanos compraran lo que vean. En cuatro años calaron al PP y A Cospedal, aunque ahora anden blanqueando su imagen. Pero el PSOE debe dejarse de intrigas, ruido mediático y centrarse en el trabajo. No puede ser que la diferencia entre que gobierno el PP o el PSOE sea una línea, tan fina, que no se distinga. Si hay que dar la vuelta como un calcetín a Castilla La Mancha que se vea, se oiga y se hable de ello. Habrá que marcar la diferencia, no?

García Page debe cambiar de asesores y de gobierno

2017 no está siendo el mejor año para Emiliano García Page. A los líos internos del PSOE en los que, de manera imprudente se convirtió en uno de los protagonistas ligando su futuro político a la elección de Susana Díaz, se unió la fallida aprobación de los presupuestos y el cruce de acusaciones -también de manera imprudente- con Podemos.

Dos errores en pocos meses y le deben parecer pocos porque sigue errando. Ahora sabemos que va a presentar unos presupuestos (dicen que mejorados en lo social) que no conoce ni el socio natural (Podemos) ni el partido mayoritario en las Cortes, el PP. No ha hablado con ninguno pero, los portavoces del PSOE (en el gobierno, en el partido, en el grupo socialista), piden responsabilidad, que a ciegas se abstengan (no creo que estén pensando que votaran sí), y no solo Podemos que sería insuficiente, también el Partido Popular. En fin, es tan disparatado el supuesto que no me lo creo. Esto huele a, ‘no quiero acuerdo’, y a que alguien, de verdad, quiere elecciones. Pero, ¿quién? ¿El presidente? ¿Sus asesores? Jesús Fernández Vaquero dice que las encuestas que manejan dan ganador al PSOE. Él sabe de esto. Y, también sabe que esas encuestas daban que Cospedal barría y, antes que ganaba Barreda. ¡Largo me lo fiáis! Y muy poco seguro. Serían, además, unas elecciones para poco más de un año. Porque Castilla La Mancha, al no ser comunidad histórica, tendría que concurrir a las de 2019. ¿De verdad está planteando correr ese riesgo? Un error total por no hablar de la contradicción que supone que, quién apoyó la caída de Pedro Sánchez para que no hubiera terceras elecciones, someta a sus ciudadanos a 3 en 4 años.

Piensan en el PSOE que Cospedal no quiere dejar su estatus de ministra para volver a ser candidata pero, en el PP, a diferencia del PSOE, harán lo que le diga Rajoy. Ahí están otros como ejemplo.  El último el exministro de Sanidad (Alonso) que acabó de candidato en el País Vasco. Si tiene que volver, Cospedal volverá. Que fracase o no dependerá de muchas cosas. De momento está en un ministerio amable, haciéndose fotos que todos los Medios le publican, y su recuerdo como presidenta, aunque es nefasto no se diferencia, a estas alturas, del actual.

Las grandes cosas pendientes siguen ahí porque, y volvemos al principio, no hay presupuestos.

Si Podemos rompió o no el acuerdo a estas alturas no despierta interés. Si llegado septiembre no hay presupuesto solo habrá un responsable: Emiliano García Page. Si alguien le ha comido la cabeza con otras ideas lo están engañando. Deben en el Palacio de Fuensalida dejar de tensar la cuerda, tender puentes, recomponer relaciones y hablar con el único que puede garantizar la aprobación de los presupuestos. Y ese partido es Podemos. Lo demás es ruido y tensiones que a los ciudadanos no le importan. Castilla La Mancha está por encima de García Page, de José García Molina y de Cospedal. Con esta última no cuenta. Ya sabe como se las gasta y las tijeras que tiene por manos. El PSOE y Podemos eran la esperanza pero puede terminar en pesadilla. ¿Cómo creen -en el Palacio- que aceptaran los ciudadanos la paralización de una región, no cobrar sus nóminas, cerrar proyectos, … porque los políticos no se ponen de acuerdo? ¿A quién creen que castigarán? Yo creo que a Emiliano García Page, es el que más responsabilidad tiene, el que debe sentarse a negociar y el que crea incertidumbre gobernando sin presupuesto. Fiarse a estas alturas de las encuestas (que está archidemostrado no dan una) y no aplicar el sentido común puede ser catastrófico. Para García Page, … pero también para CLM porque volverá Cospedal. ¿Lo han pensado sus asesores?.

Llegados a este punto el sentido común dice: Emiliano García Page, arregla las relaciones con PodemosCLM , tiende puentesy modifica el gobierno pero, no convoques elecciones. Son el camino más rápido a la oposición.

Los ciudadanos ponen a cada uno en su sitio. Bye, bye May

Las elecciones inglesas dan otra vuelta de tuerca a los “aparatos” gubernamental o Apparátchik y a los Medios de comunicación. Theresa May se ha llevado el zasca que no esperaba. Tienden, los políticos a ver, la sociedad que gobiernan, desde un balcón y han perdido la perspectiva. No ven, no escuchan, no sienten el suelo. Gobiernan escuchando sólo al que vive de la Realpolitik, esa que se preocupa de los intereses prácticos de quiénes las promueven y que no atiende al interés general, ni de la sociedad ni de las bases sociales que les vota. Las elecciones inglesas han sido otro revés para los vividores de la política, los llamados establishment, ese conjunto -indefinido e influyente (bueno, influían) en la sociedad para mantener su orden establecido… El suyo, por supuesto. Esta claro que no controlan nada. La sociedad ya no los escucha. Ya no la engañan.
Theresa May quiso salir en olor de multitud del dislate que supone el Brexit y ha salido oliendo a humo porque está achicharrada. Las contradicciones y mentiras políticas la han llevado a donde está. En esos países (¡que suerte tienen!) las mentiras se castigan en las urnas. Aquí tenemos a Pinocho-Rajoy y, ni la mierda que lo rodea parece afectarle. A pesar de que los ingleses le han dado a May pasaporte (veremos si lo coge y se va), los conservadores siguen siendo mayoría. Los recortes (que como vemos día a día, matan) no los remata políticamente. En España ni la corrupción les hace perder. Y, eso merece lecturas políticas. Sin duda el control mediático que tienen, y la política sin complejos ni vergüenzas que practican, está detrás de esa minoría mayoritaria que tienen en las democracias. En España esta desvergüenza sin complejos es el pan nuestro de cada día.
Jeremy Corbyn parecía un cadáver andante y, como Pedro Sánchez, ha resucitado recuperando -sin complejos- políticas e ideas de progreso y no de retroceso como promueven los conservadores (irónico porque no conservan. Destrozan y desmantelan los avances sociales). Ahora tiene que demostrar que su programa es de gobierno. Que las ideas de papel se pueden cumplir. La oposición en estas circunstancias es su aval ante sus votantes para que no se vayan a la abstención o otra casa política.
Nick Clegg (el Albert Rivera inglés) ha desaparecido. Literal. No ha salido ni de candidato. Esta todo dicho. Las muletas terminan guardas en los armarios.
Y los independentistas escoceses -como aquí los catalanes- estiran tanto la cuerda que aburren a los suyos. Un segundo referendum interesa poco, o nada.
Pero estas elecciones tiene otras lecturas que debieron hacerse hace tiempo. También pierden las elecciones los Medios de Comunicación. La prensa, la radio, la tele, …  No es creíble. Pierde poder e interés. No influye nada. Hoy, tienen más repercusión las redes sociales que los gurús que se pasean de plató en plato predicando lo que al poder político, normalmente el conservador que controla los Medios, quiere.
Los viejos métodos de hacer política han muerto. Se vio en Estado Unidos, Holanda, Francia, ahora Reino Unido. Los políticos, esos que quieren vivir de esto eternamente tienen que cambiar. Ya no valen las palabras. Las escritas, habladas y oídas pasan sin pena ni gloria.
Poco a poco la ciudadanía se hace con el control de la política. Aunque a ese apparátchik y al establishment no le guste.

El PSOE tiene un problema… Y no se llama Pedro Sánchez.

La coherencia está sobrevalorada. Si se analiza con perspectiva y tirando de hemeroteca la coherencia, como la palabra dimisión o retirada, no forma parte de la política o del político. Esta entrevista es la prueba del 9. Cada pregunta es un test de coherencia, y cada respuesta una incoherencia.

– Bono vuelve a pedir credibilidad sobre su criterio político. Pero, en aras de la coherencia, sus respuestas lo ponen difícil. ¿Cuándo llevaba razón Bono, antes cuando apoyaba a Pedro Sánchez, o ahora que le llama bluf? Dice que, Susana Díaz es de los suyo y me pregunto: ¿Cómo, quién, por qué, con qué criterio se reparte el carné de los ‘nuestros’? Por qué ‘gana o pierda’ a unos se les perdona todo y a otros no?.

bono 1

– Bono dice que, ‘Codo con codo no quiero ir con Podemos ni a misa’ pero, fue el primero en cenar con ellos, invitarlos a su casa, y felicitarse por el acuerdo de Emiliano García Page. Por cierto la noche electoral, con los datos frescos y el PSOE como segundo, se daba por hecho el pacto de gobierno con Podemos. Coherencia?. Esta sobrevalorada.

BONO 3

– Bono dice que , ‘Sólo desde la impostura se puede pretender gobernar con 85 diputados’. Y con 15, sí?  Con la Ley electoral en la mano Pedro Sánchez podía gobernar como lo hace Emiliano García Page. Con pactos. En este punto no fue posible por culpa de Podemos, que antes de pactar ya formó gobierno, y por los barones socialistas y exilustres como él que quisieron ‘tutelar’ y ‘condicionar’ el posible pacto.

– Dice que, Sánchez Castejon le ‘ha dado gusto al PP’ pero fue Zapatero quién pactó, con nocturnidad y alevosía, la reforma constitucional y es la candidata que él propone quién promovió la abstención que hizo presidente a Rajoy. La coherencia vuelve a estar sobrevalorada.

bono 4

-Y, cómo se explicar, coherentemente, que una secretaría regional tenga más autonomía para pactar que la secretaria federal?. García Page lo hizo; Susana Díaz lo hizo, Javier Fernández, Fernández Vara, … también. Ni un solo barón o baronesa tiene mayoría suficiente para gobernar sin pactos. Humildad es otra característica que no tienen los políticos y menos los ex que tuvieron gloriosas victorias. Sus tiempos no son estos tiempos y, harían bien en aceptarlos antes de convertirse en abuelos cebolletas que no convencen ni a los de su generación.

Sobre coherencia se escribe mucho y se tiene poca. Y me pregunto. ¿Con quién ha de tenerse coherencia en una democracia? ¿Una promesa electoral es solo para ganar votos o para cumplirla?  Somos de La Mancha, una tierra que sella contratos con un apretón de manos o una palabra dada. El PSOE tiene un problema … Y no se llama Pedro Sánchez.  Se llama coherencia, credibilidad, congruencia, lealtad, y compromiso. Los santones del PSOE con esta herida abierta deberían poner tiritas y no infectar la herida. Tender puentes y no romperlos. Hoy Bono los ha roto. Por qué. Da por sentado que solo si gana Susana Díaz el partido se coserá pero esta entrevista demuestra que coser no es lo que se busca porque no oculta su deseo: expulsar.

que quede claro que insultar esta fuera de lugar pero, … también está sobrevalorado.

bono 2

http://www.elespanol.com/espana/20170518/216978303_0.html